Buscar
  • Admin

Siervos fieles


Colosenses 4.7-17


7 Todo lo que a mí se refiere, os lo hará saber Tíquico, amado hermano y fiel ministro y consiervo en el Señor,

8 el cual he enviado a vosotros para esto mismo, para que conozca lo que a vosotros se refiere, y conforte vuestros corazones,

9 con Onésimo, amado y fiel hermano, que es uno de vosotros. Todo lo que acá pasa, os lo harán saber.

10 Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle;

11 y Jesús, llamado Justo; que son los únicos de la circuncisión que me ayudan en el reino de Dios, y han sido para mí un consuelo.

12 Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere.

13 Porque de él doy testimonio de que tiene gran solicitud por vosotros, y por los que están en Laodicea, y los que están en Hierápolis.

14 Os saluda Lucas el médico amado, y Demas.

15 Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia que está en su casa.

16 Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros, haced que también se lea en la iglesia de los laodicenses, y que la de Laodicea la leáis también vosotros.

17 Decid a Arquipo: Mira que cumplas el ministerio que recibiste en el Señor.


Cada palabra de las Sagradas Escrituras nos es provechosa, incluso el pasaje de hoy, los saludos y las instrucciones finales de Colosenses. Aunque leer una lista de nombres quizás no parezca edificante al principio, hacerlo proporciona una lección en cuanto a cómo vivir con una comunidad cristiana comprometida. Las personas que el apóstol Pablo menciona son ejemplos de siervos fieles a Dios.


Por ejemplo, Tíquico (Col 4.7,8) llevó la carta de Pablo desde Roma a Colosas, ya que el apóstol estaba en una prisión. La distancia es menos de 1500 km en línea recta, pero Tíquico tuvo que navegar alrededor de Italia y a través del mar Mediterráneo antes de viajar a pie por Asia Menor. No obstante, soportó con fidelidad las dificultades para llevar la carta del apóstol a los colosenses, y gracias a eso la epístola es ahora parte del Nuevo Testamento.


Onésimo (Col 4.9) ejemplifica una vida transformada por Cristo; este esclavo fugitivo fue un siervo valioso, no solo para su antiguo amo, sino también para Pablo (Fil 1.10-17). Luego está Epafras (Col 4.12, 13), un fiel intercesor de la Iglesia en Colosas; y Lucas, un compañero comprometido con Pablo durante los viajes y el encarcelamiento del apóstol. Y Ninfas es reconocida por su hospitalidad al abrir su hogar como un lugar de reunión para la Iglesia.


En el Nuevo Testamento se nos instruye a ser administradores fieles, tener vidas transformadas, orar unos por otros, servir con humildad y practicar la hospitalidad para que el amor de Cristo sea evidente para aquellos que no lo conocen. Como lo demuestran las personas en el pasaje de hoy, nuestras acciones pueden reflejar a Cristo aun más que las palabras.

6 vistas

CONTÁCTANOS