Buscar
  • Admin

¡SÉ UN MILAGRO PARA ALGUIEN!


Me gustaría compartir contigo el vídeo de una niña pequeña que entra en una joyería para comprar un collar a su hermana. Mira lo que sucede:


La mamá de la niña ha muerto, y su hermana mayor es la que ha tomado la responsabilidad de sacar su hogar adelante. La niña desea hacer algo que alegre a su hermana y le devuelva la sonrisa; la mala noticia es que sólo tiene unas pocas monedas. Sin embargo, el dueño de la joyería acepta darle el collar que ella quería.


Quiero contarte por qué esta historia me ha tocado:


Dios ama a los niños y a los que se les parecen. Jesús dijo: “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos” (Mateo 19:14). Ten una fe simple, como la de un niño. Esto basta para tocar el corazón del Padre.


Todo en esta vida es un regalo que recibimos por pura gracia. No merecemos nada, pero Dios, nuestro Padre, desea proveer para todas nuestras necesidades. La Biblia dice: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19). Estoy convencido de que Dios quiere y va a proveer para tus necesidades.


La generosidad es la llave que abre la puerta de la bendición. En esta historia, la niña trae sus pocas monedas y las da para hacer algo que bendiga a su hermana. El dueño, por su parte, le ofrece su collar generosamente. Y la hermana mayor muestra también su generosidad al ocuparse de la pequeña y cuidar de ella… La Biblia nos anima a hacer el bien, a ser ricos en buenas obras, a ser generosos (1 Timoteo 6:18).


Como esta pequeña niña, podemos ser un milagro en la vida de los demás. A través de ti, alguien puede encontrar la esperanza y la sonrisa que había perdido.

Querido(a) amigo(a), te invito a que ores para que hoy puedas ser el milagro de alguien.

10 vistas

CONTÁCTANOS