Buscar
  • Admin

Recibe la paz de Dios en tu corazón


La Biblia dice: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29:11).


Quiero contarte una historia:

“Había una vez un rey que prometió ofrecer un premio al artista que pintara el cuadro más bello que representase la paz. Muchos artistas lo intentaron. El rey miró todos los cuadros, pero solamente dos le gustaron verdaderamente.


El primer cuadro representaba un lago en calma. El lago era un espejo perfecto, y altas montañas armoniosas lo rodeaban. El cielo era muy azul con nubes blancas y algodonosas. Todos los que vieron este cuadro pensaban que era una verdadera representación de la paz.

El otro cuadro contenía igualmente montañas, pero estas eran abruptas y rocosas. Había por encima un cielo sombrío de lluvia atravesado por relámpagos. Al lado de la montaña corría una cascada espumosa. No era en absoluto un paisaje de paz. Pero cuando el rey lo miró, vio detrás de la cascada un pequeño matorral que crecía en una hendidura. En este matorral, un pajarillo había construido su nido. Ahí, en medio del bullicio del agua espumosa, el pajarillo descansaba en su nido, en completa paz.


El rey escogió el segundo cuadro. ¿Sabes por qué?

Porque el rey, completamente emocionado, entendió que el primer cuadro sólo representaba lo que era la paz en circunstancias ideales; y la vida, después de todo, no siempre es así. El segundo cuadro parecía más caótico, pero en él se representaba la verdadera paz, la que viene del interior, y no solo de lo que ocurre a nuestro alrededor. El segundo pintor comprendió perfectamente esta verdad, y la plasmó así en el lienzo.”


Dios desea lo mismo para ti, querido(a) amigo(a). Dios está mucho más interesado en cambiar tu corazón que tus circunstancias (aun cuando Él también se preocupa por ellas, y te ayuda a cambiarlas). Tu paz está completa cuando depende solamente de Él, porque Él te la da en medio de las situaciones más caóticas.


Esto es lo que Jesús te dice hoy: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27).

3 vistas

CONTÁCTANOS