Buscar
  • Admin

Protección por medio del fortalecimiento


2 Timoteo 4.9-18


Procura venir pronto a verme,

10 porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica. Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.

11 Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.

12 A Tíquico lo envié a Efeso.

13 Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.

14 Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos.

15 Guárdate tú también de él, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras.

16 En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta.

17 Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león.

18 Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.


Cuando el apóstol Pablo escribió a Timoteo, estaba en prisión experimentando incomodidad, ataques personales y abandono. ¿Por qué razón permitiría el Señor que uno de sus siervos más fieles soportara tal sufrimiento? ¿Por qué no lo impidió?


A veces, Dios no nos saca de situaciones difíciles porque tiene un plan diferente. Podemos sentir como si nos hubiera abandonado, pero en realidad, nos está protegiendo, no mediante la liberación sino a través del fortalecimiento.


Cuando los problemas y el dolor nos visitan, debemos tratar de ver la situación desde la perspectiva de Dios, haciéndonos las siguientes preguntas:


¿Qué demuestra mejor el poder del Señor: cambiar algo a mi alrededor, o cambiar algo dentro de mi corazón?

¿Que fortalece la fe: ver la liberación de Dios de cada dificultad, o experimentar su presencia y su fortalecimiento en medio de las pruebas?

¿Cuál recompensa es mayor: el alivio inmediato de la incomodidad, o la fe probada y refinada que resultará en alabanza y gloria cuando Cristo regrese (1 P 1.7)?

¿Cuál respuesta a la oración es mayor: que Dios me haya quitado algo y haya dado paz exterior, o que me haya dejado permanecer en una prueba y haya recibido paz interior incondicional?


¿Hay algo que Dios deba arreglar en su vida para que usted sea feliz? Si Él elimina la situación, es posible que nunca aprenda que Él es suficiente para todo lo que necesite. En vez de eso, deje que le transforme, de manera que pueda sentir alegría en medio de cualquier circunstancia que enfrente.

6 vistas

CONTÁCTANOS