Buscar
  • Admin

Honra a los demás


¿Te has sentido a veces rechazado(a), como si la gente no te apreciase?


La Biblia nos relata la historia de Bartimeo, un ciego sanado por Jesús. Bartimeo significa literalmente “hijo del honor”. Sin embargo, su vida estaba muy lejos de ser honorable. Bartimeo nació ciego en una época donde serlo era extremadamente difícil. Bartimeo pasó su vida mendigando y dependiendo de la generosidad de los que pasaban a su alrededor.


Sin embargo, ¡un simple encuentro con Jesús bastó para despertar su fe! Ahí, Jesús, además de animarle y de devolverle la vista, le devolvió su honor. Bartimeo experimentó una aceleración en la bendición.


Como Bartimeo, somos hijos e hijas del honor, aun cuando nuestra vida o nuestro comportamiento hayan podido estar lejos de ser honorables. Y al igual que hizo con Bartimeo, Dios llega para levantarnos del polvo y hacernos sentar con los grandes. Dios nos llama igualmente a compartir este espíritu, y a buscar honrar a los que están alrededor de nosotros.


Honrar es celebrar y magnificar las cosas que admiramos en los demás, es respetar y aceptar a las personas por quienes son, y ayudarles a ver aquello en lo que pueden convertirse mediante la gracia de Dios.


Querido(a) amigo(a), hoy tienes la oportunidad de aplicar lo que la Biblia enseña: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes” (Efesios 4:29).


Por tanto, la cuarta clave para experimentar una aceleración divina en nuestras vidas es: ¡Honrar a los demás! Te animo a ponerla en marcha desde hoy mismo :-)


¡Qué tengas un día estupendo, lleno de Su Presencia!

5 vistas

CONTÁCTANOS