Buscar
  • Admin

Hay un tiempo para todas las cosas


Como dice la Biblia: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” (Eclesiastés 3:1).


Lo hemos estado viendo estos últimos días: una mala administración del tiempo nos ofrece pocas posibilidades para desarrollar una vida familiar satisfactoria, amistades sanas o un tiempo con Dios de calidad que nos fortalezca.


Vivir en una continua carrera contrarreloj no es solamente una fuente de fatiga y de stress para nosotros, sino que afecta a todo nuestro entorno. Una buena gestión de nuestro tiempo y de nuestras prioridades, sin embargo, nos permitirá estar más disponibles para nuestros seres queridos.


¡Querido(a) amigo(a), Dios desea que tengas éxito en tu gestión del tiempo! Él está ahí, a tu lado, y te quiere ayudar en todos los aspectos prácticos que tienen que ver con la organización de tus días:


Si estás frustrado(a) porque después del trabajo no ves a tus hijos, ¿has pensado pedirle a Dios que te ayude a administrar eficazmente tus tareas para poder verlos y tener un tiempo de calidad con ellos por la noche?


Si sientes que no has podido dedicar nada de tiempo últimamente a tus amigos, ¿por qué no apartas 15 minutos una vez por semana para llamar a uno de ellos(as) y así poder hablar un rato?


Finalmente, la manera en la que gestionamos nuestras vidas depende tanto de nuestra forma de gestionar el tiempo como de nuestra disciplina personal. La gestión de nuestras prioridades puede, poco a poco, cambiar muchas cosas en la relación que tenemos con nuestro entorno.

La madre Teresa lo decía de una manera muy acertada: “¿Quieres promover la paz en el mundo? ¡Vete a casa y ama a tu familia!”


Hoy te quiero animar a que tomes la decisión de empezar a cambiar poco a poco la manera en la que gestionas tu tiempo. ¡Los beneficios serán más grandes de lo que puedas imaginar!

19 vistas

CONTÁCTANOS