Buscar
  • Admin

Frente a lo desconocido


Hebreos 11.23-29

23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey.

24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,

25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,

26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.

28 Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos.

29 Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.


En Hebreos 11 se encuentra una frase corta que indica el enfoque de Moisés en cuanto a la vida: “porque se sostuvo como viendo al Invisible” (v. 27). No había escasez de incertidumbre en la vida de Moisés. ¿Cómo podría una persona “torpe de lengua” dirigirse a Faraón (Ex 4.10)? ¿Cómo podría un homicida convertirse en el hombre elegido por Dios? ¿Cómo podría alguien liderar a un pueblo terco como el de los israelitas (Dt 9.13 NVI)? ¿Y cómo cruzarían el Mar Rojo, conquistarían Canaán o sobrevivirían 40 años en el desierto?


Moisés sabía lo que el Señor esperaba de él, pero no tenía una visión sobrenatural del futuro. Por tanto, no podía ver el resultado de sus obedientes acciones. El líder israelita avanzó por fe, confiando en el poder del Señor para guiar, proteger y vencer. Moisés recibía su seguridad solo de Dios, quien cumplía siempre sus promesas.


La vida no se ha vuelto más segura en los milenios desde que Moisés condujo a los israelitas a la tierra prometida. Los creyentes de la actualidad también se hacen preguntas como: ¿Me casaré alguna vez? ¿Qué pasaría si pierdo mi empleo? ¿Qué le pasaría a mis hijos si muero? ¿Cómo puedo cumplir con todo lo que tengo que hacer? Gracias a Dios, la fuente de seguridad no ha cambiado con el tiempo. El Señor sigue siendo la única certeza en esta vida. Usted puede contar con Aquel que es fiel, justo y misericordioso (2 Ti 2.13; Sal 89.14; Ef 2.4).


La lección que aprendemos de la vida de Moisés es aferrarse con tenacidad al Señor. Incluso las situaciones que parecen irremediables están en sus manos. Además, aunque el camino luzca oscuro y desconocido, Él va delante de nosotros. Por tanto, siga avanzando con confianza, como viendo al Invisible.

9 vistas

CONTÁCTANOS