Buscar
  • Admin

¡El presente te está esperando!


Hoy llegamos al final de esta serie de mensajes relacionados con la gestión del tiempo, y lo quiero hacer hablando del tiempo en el que vives: el presente.


Déjame que te pregunte algo: ¿Fuiste tan herido(a) en el pasado que piensas que nunca podrás levantar cabeza? ¿Estás tan enfocado(a) en tu vida futura que la vida presente se te escapa entre los dedos?


En esta mañana, tu Padre te anima a que te agarres fuertemente a un regalo que sólo te ofrecerá una vez: el presente.


La Biblia nos habla del maná cotidiano: “y lo medían por gomer, y no sobró al que había recogido mucho, ni faltó al que había recogido poco; cada uno recogió conforme a lo que había de comer” (Éxodo 16:18).


La lógica del mundo nos dice que tenemos que amasar el máximo de cosas posibles para que no nos falte nada más tarde. ¡Pero la lógica de Dios (la cual exige una fe mayor, más auténtica) nos dice que “hoy” basta!


¿Qué relación tiene esto con la gestión del tiempo? Pues bien, esta perspectiva del día a día, de creer que todo lo que Dios te da hoy es suficiente, te ayudará a ser más consciente de tu presente, y de lo que es realmente importante. Dios te da hoy la comida que te sustentará hasta mañana: esa confianza en medio de la prueba para seguir avanzando, la sonrisa de tus hijos(as) que te llena de gratitud, ese mensaje de tu amigo que te ayuda a subir la cuesta cuando las cosas se ponen difíciles…


Querido(a) amigo(a), te invito a declarar esto conmigo en oración: “Padre, gracias porque me das con generosidad en función de lo que puedo recibir, y esto basta. Las heridas del ayer no impiden que tus bondades se renueven en mi vida cada día. Mañana puedo estar seguro(a) de que me ayudarás a empezar de nuevo, porque Tú eres fiel. ¡Señor, que pueda yo poseer enteramente el “hoy” que me ofreces! Amén”.

20 vistas

CONTÁCTANOS