Buscar
  • Admin

El éxito verdadero


Josué 1.1-9

1 Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo:

2 Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.

3 Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.

4 Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio.

5 Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.

6 Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.

7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.

8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.


Siempre que nuestras metas armonicen con las del Señor,  podemos contar con su ayuda para alca nzarlas. Esta verdad se confirma en la historia de Josué. Ya que Dios el Padre le dio la enorme responsabilidad de guiar a los israelitas a la tierra prometida, también proveyó todo lo que necesitarían para tener éxito. El Señor hará lo mismo por nosotros cada vez que le creamos y nos esforcemos por cumplir las metas que ha fijado para nosotros.


Sus promesas: Dios le aseguró a Josué que le daría la tierra, y que nadie podría impedírselo. De la misma manera, el Señor le capacitará a usted para lograr lo que le ha llamado a hacer, y ni el hombre ni el diablo podrán frustrar los propósitos de Dios. Usted solo necesita mantenerse firme en la fe.


Su poder: Esfuércese y sea valiente, porque encontrará obstáculos que desafiarán su obediencia. Esa valentía no es algo que podamos generar por nosotros mismos. Se desarrolla a través de la confianza en el Señor. La valentía viene cuando nuestra fe es más fuerte que nuestro temor.


Su Palabra: El éxito de Josué dependería de su obediencia a la Palabra de Dios. Lo mismo sucede con nosotros. Si la verdad de Dios no está moldeando nuestros pensamientos, palabras y acciones, seguiremos por naturaleza nuestro propio camino y desaprovecharemos la senda que ha dispuesto para nosotros.


Todo lo que necesitamos para tener éxito en la vida nos lo provee Dios. Pero esta provisión está disponible solo cuando elegimos seguir los planes que Él tiene para nosotros. Si ignoramos al Señor y fijamos nuestras metas sin su dirección, es posible que logremos lo que deseamos, pero en realidad nuestro fruto no será éxito verdadero.

7 vistas

CONTÁCTANOS