Buscar
  • Admin

¿De dónde viene tu socorro?


El rey David estuvo muchas veces en situaciones complicadas, como cuenta en sus salmos. El rey Saúl y otros quisieron quitarle la vida en diferentes ocasiones. Sin embargo, aun en medio de esas situaciones, David era capaz de declarar: “Alzaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra” (Salmo 121:1-2).


Estuvo cerca de la muerte en varias ocasiones, ya que había personas que estaban decididas a encontrarlo y eliminarlo. Pero él declaró firmemente: “Mi socorro viene del Señor”. David creyó en su Dios, y tuvo la seguridad de que su Señor no le abandonaría, sino que vendría una vez más en su ayuda.


Querido(a) amigo(a), me gustaría recordártelo hoy: tu socorro no viene de los hombres ni de las circunstancias, sino solamente de Jesús.


Te invito a que le busques hoy en este día de todo corazón, y que le confíes todas las áreas de tu vida.


Oremos juntos: “Señor Jesús, al igual que el rey David quiero alzar mis ojos hacia ti. Frente a mis desafíos, escojo creer que puedo hacer frente a todas las cosas a Tu lado, por Tu gracia. Gracias otra vez por Tu amor que me hace tanto bien, y por tu Presencia que me reconforta. ¡Que Tu Nombre sea bendito hoy y siempre!”

CONTÁCTANOS