Buscar
  • Admin

Cuidado con los embaucadores espirituales




Mateo 7.15-23

15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?

17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.

19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.


La seguridad física es una preocupación natural, pues el mundo está lleno de inestabilidad, conflictos y ataques terroristas. Debemos preocuparnos con razón por la protección de nuestra comunidad. Sin embargo, cuando se trata de la seguridad espiritual, las iglesias a menudo descuidan la protección contra las personas que minan nuestra fe. Cristo los llamó lobos vestidos de ovejas, e hizo unas advertencias severas para alertarnos.


Estos lobos son maestros y profetas falsos que parecen ser guías espirituales genuinos, pero, en realidad, están llenos de artimañas para hacer avanzar sus planes. Se ven bien y dan buena impresión, pero, por dentro, están consumidos por la soberbia y la egolatría. Nada de esto es evidente de inmediato, porque predican un evangelio falso de manera convincente.


Sin embargo, poco a poco mezclan inexactitud con hechos, y las personas parecen olvidar que la verdad mezclada con la mentira no es más que engaño. Usted puede reconocer a estas personas de varias maneras. El Señor Jesús dijo que darían un fruto que, al final, revelarían su verdadero carácter.

  • Cuestionan sutilmente la autoridad y la pertinencia de la Biblia.

  • Dicen poco sobre vivir en santidad u obedecer a Dios.

  • Equiparan la obediencia al Señor a vivir como uno desee.

  • Les preocupa menos el bienestar de las ovejas que tener seguidores.

Esta es una llamada de atención a cualquier persona que esté dormitando en los bancos de la iglesia. No podemos permitirnos el lujo de creer todo lo que escuchemos. Siga el ejemplo de los bereanos, que fueron elogiados por usar las Sagradas Escrituras para evaluar todo lo que se les enseñaba (Hch 17.11).

0 vistas

CONTÁCTANOS